Un estudio realizado en Reino Unido por un grupo de investigadores junto a Imogen Heap, una destacada cantante británica ganadora del premio Emmy, en el que colaboraron más de 2.300 padres y madres ha permitido crear una canción que puede hacer más felices a los bebés, lo cual ha sido posible gracias a la ciencia y al gusto que sienten los bebés por la música.

Los investigadores afirman que hay una gran variedad de investigaciones científicas que demuestran que la música puede afectar los estados de ánimo y han estudiado las reacciones emocionales de personas adultas, pero en el caso de los bebés las información que se ha logrado obtener es bastante reducida.

Las investigaciones en este campo han permitido determinar que los niños pequeños prefieren la consonancia por sobre la disonancia y cuentan con la capacidad para recordar el timbre y el ritmo de las melodías que escuchas de manera cotidiana; los estudios han demostrado que los bebés tienen preferencia por la voz femenina, especialmente cuando adquieren un tono cantarín que usan al hablar a los bebés.

Un misterio develado

Hasta ahora las respuestas emocionales de los niños pequeños presentan ante un estímulo musical eran un total misterio, para crear una canción que hiciera felices a los bebés, que fuera científicamente probada, los investigadores se basaron en trabajos trabajos que recopilan los sonidos que le gustan a los niños más pequeños; la composición de la canción quedó a cargo de Imogen Heap. Siempre puedes obtener más información de todo experto en el tema para que puedan explicar el comportamiento que tienen los bebes.

La cantante y compositora contó con la ayuda de Michael Janisch, un reconocido músico que lanzó su propio álbum con música de jazz para bebés, los aportes de Janisch, de acuerdo a la cantante fueron muy importantes, ayudó a que la canción tenga una clave mayor con una melodía principal simple y repetitiva y un ritmo más rápido asociado a la frecuencia cardíaca de los infantes, que es más rápida que la de los adultos.

Creando Happy song

Heap y su hija Scout, con toda la información recabada crearon cuatro melodías, dos rápidas y dos lentas, una con letra y otra sin ella, las cuales fueron puestas a prueba en el laboratorio, con la participación de 26 bebés con edades entre 6 y 12 meses, el resultado fue sorprendente 20 de ellos mostraban claras preferencias por una de las canciones rápidas que había compuesto Scout.

Una vez se logró obtener la melodía preferida, ahora habría que convertirla en canción, para ello se pidió la colaboración de los padres y madres del C&G Baby Club de Reino Unido, estas más de 2500 personas votaron por los sonidos que consideran hacen más felices a sus bebés, estos sonidos fueron incorporados a la composición final.

Los investigadores evaluaron esta composición con 50 bebés, durante el estudio analizaron sus expresiones faciales, ritmo cardiaco, vocalizaciones y movimientos, esto permitió comprobar que al escuchar la canción los niños se ponían de mejor ánimo y se sentían más alegres y felices.

La canción ha sido bautizada como Happy Song y está disponible en internet para que pueda ser descargada y ponérsela al bebé para ayudarlo a estar un poco más feliz cada día.

Categorías: Sin categoría

0 commentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *